viernes, 11 de diciembre de 2009

El especial derecho a la vida

El ser humano trae como destino la reproducción de la especie, si así no fuera no hubiera quedado alguien para contar las historias de serpientes, manzanas y testarudas mujeres que prefirieron el pecado, de ver y saber, a la triste "felicidad" de la ignorancia.

Según la propia leyenda bíblica, en ese destino está prefijado además el dolor y el sufrimiento; lo cierto es que muchas veces el acto de perpetuar puede convertirse en complicado acontecimiento. La mujer concebida en su natural arquitectura no siempre está en condiciones físicas para un feliz alumbramiento.

Por eso no basta el derecho a la vida, es preciso además una oportunidad para vivir; cada hombre o mujer ha de contar desde su nacimiento con especializadas manos e instrumental médico que garanticen su elemental derecho a vivir.

Estas fotos son muestra de lo que casi diariamente se produce en el Hospital Municipal cito en la ciudad de Florida, municipio de la provincia cubana de Camagüey.


Fabian vió la luz, luego de prolongadas horas de parto, su madre que felizmente se disponía a traerlo al mundo de la manera más natural, no alcanzó la suficiente dilatación; sin pensarlo el equipo ginecológico preparó el salón para la cesárea... afuera el padre del pequeño y el resto de la familia aguardaban tranquilos. Nadie preguntó por seguros médicos, ni pretendió garantías de pagos...

Se produjo el nacimiento y un ingreso de algunos días... no fue preciso solicitar la cuenta; Fabian está ya de camino a su casa e inoculado contra importantes enfermedades... tampoco necesitó dinero; un nuevo cubano recibió su derecho a la vida con gratuitas oportunidades.



1 comentarios:

Dr. Rafael Cruz Ramos dijo...

tremenda experiencia esa de ver nacer a un niño, yo que tuve el privilegio de ver nacer a los mios lo puedo asegurar. exelente tu propuesta.

Publicar un comentario