jueves, 2 de agosto de 2012

Un alivio para mi corazón...

Yisel acaba de graduarse de doctora en medicina con un honorable título de oro: uso el adjetivo honorable porque el rigor en los exámenes finales fue verdaderamente fuerte, pero sobre todo porque tuvo que vencer, a última hora,  la cama y los efectos de una varicela zoster que puso en riesgo el final feliz de sus esfuerzos de seis años de carrera.
Yisel recibió su título hace unos días pero antes ya me había demostrado su preparación profesional pues fue ella la que puso el tratamiento efectivo que necesitaba mi sacrolombalgía.... y el que necesitaba mi corazón. Bueno no es que padezca ahora mismo de cardopatía es que esta joven y recién graduada doctora de medicina ha coquistado mi miocardio porque tan cerca de mi creo que laterá más tranquilo.

2 comentarios:

josé dijo...

En buena hora, celebro a los médicos de tu país que hacen respetable la profesión y su juramento hipocrático.

Moraima Borges Mariscal dijo...

Es un tesoro que a veces ni hasta los propios cubanos calculamos en justa dimension pero ahi esta al alcance de todos.

Publicar un comentario