miércoles, 30 de enero de 2013

Esto es lo que se llama vigencia martiana...

Son los personajes de sus cuentos: han cobrado vida en niños y niñas cubanos que aprenden sus lecciones para ser hombres y mujeres del mañana como les predijo en las paginas de La Edad de Oro. 










1 comentarios:

josé dijo...

Cuánta distancia hay entre las formas de enseñar la propia historia con la nuestra, Argentina. Y tiene que ver con la frescura de un país nuevo, renacido de sus propias cenizas, ya que había estado muerto por las iniquidades coloniales. Tengo la edad suficiente para haber vivido las peores experiencias mediante una educación unilateral inculcada por los vencedores de una Patria solo suya, dando la espalda a un pueblo sometido y desorganizado hasta la llegada de Juan Domingo Perón que transformó para siempre su pensamiento. Hoy las cosas van por un carril más justo.

Publicar un comentario